Google+ Followers

Google+ Followers

sábado, 7 de julio de 2012

EL INSENSATO



¡Qué insensato oficio amar a los pájaros! Algunos llevan en sus patas anilladas el nombre de su antiguo dueño: Hölderlin, Novalis, Rilke, San Juan, Lope.

Yo tengo una jaula en el pecho  -lo dijo un doctor-,  y no importa en que página esté, apenas oigo aquellos revoloteos, me pongo a bailar: son sólo palabras con una brasa dentro.

Nadie me tomará en serio. ¿Quién puede vivir entre pájaros?
  Manuel Salinas